HISTORIA

El nacimiento del Colegio Industrial Colombo-Venezolano (COLEGIO COLOVENO) se produjo con cursos de secundaria y nivel superior. En 1937, se comenzaron a ofrecer cursos de nivel superior en Teología y Religión. En 1938, cursos de Música. La dinámica de la Iglesia Adventista hizo pensar a los dirigentes de la misma en la educación de los niños, adolescentes, jóvenes y adultos jóvenes.

 

En 1939 llegó de Venezuela el pastor Ralph Oral Gardner a la Academia Colombo-Venezolana, y se dio inicio a las clases de Contabilidad, Teneduría de Libros e Historia de Europa, entre otras, con las cuales comienzan en dicho año los estudios de Administración en la Institución. Ésta, se fundó con el objeto de preparar profesionalmente a teólogos, maestros y administradores que atendieran las necesidades internas de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, en los territorios de Antillas Holandesas, Venezuela y Colombia. No obstante, el área de Administración comprendía estudios que formaran a tesoreros, directores de industrias y administradores propiamente dichos.

 

El énfasis dado por el pastor Gardner fue en Comercio. Los contenidos programáticos se enfocaban más que todo en Contabilidad, Administración Comercial, Mecanografía y Taquigrafía.

 

En 1948, el programa se cursaba en dos años, bajo la modalidad semestral, que mantuvo el énfasis en Contabilidad como el fundamento de la formación de los administradores. Durante este año, se añadieron las materias de Aritmética Comercial, Principios de Economía y Derecho Comercial.

 

A raíz de la necesidad de internacionalizar y mejorar el programa, se trajo al profesor cubano Sirio Lorenzo, quien sirvió las clases de Contabilidad y Matemáticas. En 1960, se reafirma la importancia de la Contabilidad en este programa, con el liderazgo del profesor Ramón H. Maury. Se acordó ofrecer el título de Contador, aunque sin respaldo del Estado colombiano.

 

Los graduados del Curso Comercial eran ocupados por las misiones y asociaciones de la Unión Colombo-Venezolana. Para mejorar el sentido de pertenencia al programa, se estableció el Club Comercial.

 

La evolución de la Facultad continúa con las tareas tendientes a diseñar la Licenciatura en Administración, en 1967; sin embargo, pasaron varios años antes de que se hiciera realidad este programa. Fue en 1967 cuando se inició tal Licenciatura con la prolongación del programa de Administración  a cuatro años, sin aprobación oficial del Estado colombiano.

 

Conscientes los directivos del Instituto Colombo-Venezolano (nombre que sustituye al de Academia Colombo-Venezolana, en 1950), de que los alumnos debían conocer las empresas del entorno, se dio permiso para que ellos visitaran las organizaciones privadas y ampliaran su visión de los procesos productivos. Otra finalidad consistía en constituir un perfil de administradores que crearan empresa.

 

Por causa de la promulgación del Decreto 80 de 1980, el Instituto Colombo-Venezolano tuvo que ceder sus derechos sobre programas académicos de nivel superior. En consecuencia, se fundó la Corporación Universitaria Adventista (UNAC) en 1981. En 1983 fue cuando el Ministerio de Educación Nacional otorgó la Personería Jurídica mediante la Resolución 8529 del 6 de junio. En 1981, se pensó en la Licenciatura en Administración Comercial. Con el nacimiento y desarrollo de la UNAC, empieza a transformarse y crecer la Facultad de Administración. El Club de Comercio da paso a la Asociación de Estudiantes de Administración y Comercio (ASESDACOM).

 

1984 es un hito en la evolución de la Facultad. Se inicia el primer ciclo de la Tecnología en Gestión Empresarial, que recibe aprobación oficial. Su duración será de seis semestres. El pénsum del programa enfatiza las bases técnicas y teóricas de los procesos contables, financieros y administrativos que debe tener el tecnólogo en Gestión Empresarial, con base en conocimientos profundos sobre el proceso administrativo, la ejecución contable y financiera, el manejo del control interno, el manejo de asuntos legales, la sólida base en informática y la matemática aplicada. Igualmente, se diseña el segundo ciclo de cinco semestres, para quienes quisieran continuar estudios y obtener el título de Administrador de Empresas.

 

Conviene aclarar que el ICFES aprobó el título de Tecnológo en Administración de Microempresas Agroindustriales.

 

La carencia de infraestructura física adecuada obligó a dictar las clases en espacios de otras carreras. Se siguió dando realce a las materias de Contabilidad, Matemáticas y Administración. La finalidad de la formación se ensancha, pues es necesario cubrir una porción de la demanda de empresas del medio y recibir bachilleres de los países que ya se citaron.

 

Hasta 1985 la Institución, de su programa Comercial, ya había sacado un grupo apreciable de egresados que servía a la Iglesia Adventista en Colombia, Venezuela y las Antillas Holandesas.

 

El Acuerdo No. 230 del 4 de octubre de 1984, promulgado por el ICFES, concedió la Licencia de Funcionamiento al primer ciclo del programa de Administración, el cual otorgaba el título de Tecnólogo en Administración de Microempresas Agroindustriales. Luego, mediante el Acuerdo No. 223 del 26 de noviembre de 1987, emitido por el ICFES, se otorga la Licencia de Funcionamiento al Segundo Ciclo de Administración de Empresas. El programa de Administración de Empresas por ciclo recibe una aprobación oficial hasta 2001.

 

En 1990, comenzó el Ciclo Profesional de Administración de Empresas, con 17 estudiantes. Se empezó a recibir a titulados en tecnologías afines a Administración, de Medellín. El pensum hacía hincapié en algunas áreas como capacidad ética y moral, gerencia estratégica, oportunidades en el mercado internacional, capacidad investigativa aplicada, conceptualización y análisis de sistemas de información, y capacidad gerencial.

 

En febrero de 1993 se graduaron los primeros profesionales en Administración de Empresas (14 personas), con respaldo del Gobierno colombiano. Asimismo, se modificó la Tecnología en Gestión Empresarial, a la cual se le dio un enfoque de liderazgo servidor.

 

Los procesos de modernización y globalización observados en los medios local, regional y nacional obligan a modificar en forma sustancial el programa de Administración de Empresas. En 1996, el nombre de la sección era Facultad de Ciencias Organizacionales. La afiliación a la Asociación Colombiana de Facultades de Administración (ASCOLFA) es otro paso de singular importancia. En julio de 1997, empezó el programa de Contaduría Pública nocturno, con duración de 11 semestres y respaldo estatal. En 1998, comenzaron clases los estudiantes de la Especialización en Gerencia de las Organizaciones con Énfasis en Liderazgo y Servicio.