RESEÑA HISTORICA 

Parte I

La Facultad de Educación de la Corporación Universitaria Adventista surge como resultado de un trabajo continuo de las necesidades de la Iglesia Adventista en cuanto a la formación de educadores. Este proyecto  se construye en armonía con  la Ley 115  y el Decreto 080 de enero de 1980.

 

Cuando el ICFES realizó las primeras visitas en cumplimiento de sus funciones legales y con el fin de velar por la aplicación de la nueva normatividad, recomendó al INSTITUTO COLOMBO-VENEZOLANO  la creación de   una facultad de Educación con el fin de amparar   los programas de Teología y Música, los cuales   funcionaban  desde 1938. Al respecto, el doctor Carlos Montaña, comisionado  como uno de los integrantes de la Comisión de  Supervisión, proporcionó las siguientes  ideas: la formación y fundamentación  de una facultad de Educación;  ventajas y beneficios para los egresados con  el logro del 7o. grado del escalafón docente,  como  consagra el  Decreto 2277 de 1979, y finalmente, la apertura laboral en el desempeño docente: Religión, Ética, Sociales, Democracia y Filosofía.

 

Estos  argumentos expresados por la Comisión del ICFES  fueron  definitivos  en la toma de decisiones. Por otra parte,  la existencia de la Facultad de Educación permitiría abrir programas de Ciencias Sociales, Ciencias Naturales, Matemáticas, Educación Física y  disciplinas propias del campo de educación. Al final de todo el proceso de construcción del proyecto de la naciente  Facultad,  se  le notificó al plantel que  el 24 de octubre de 1979, el ICFES sería  visitado con el propósito de  avalar sus programas, entre ellos, el de  Teología. Más adelante  recibió con mucha alegría la Licencia de Funcionamiento del   programa referido (Acuerdo 198 de octubre de 1988); con dicho reconocimiento estatal, terminaron  las dificultades de Teología, ya que quedó  adscrito a la nueva Facultad de Educación de la  Corporación Universitaria Adventista, con su sigla inicial CORPUA, el 18 de junio de 1981 en la ciudad de Medellín y en cumplimiento de la ley.

 

La Facultad de Educación se encaminó  a mejorar continuamente  la calidad de sus servicios en las áreas de Música y Teología, con el fin de aumentar la  calidad educativa y  reconocimiento estatal. En 1984 se aprobó el programa de Teología, y se le otorgó Licencia de Funcionamiento al programa de Música, y se  aprobó  en  1988. En 1992, se confirieron las  licencias a  los programas de Biología y de Preescolar, de  conformidad  con  el Decreto 080 de 1980. En cuanto al  fortalecimiento de la Facultad de Educación  ésta se apoyó  en la promulgación de la Ley 30 de diciembre 28  de 1992, con el fin de afrontar  los serios problemas de educación de  la sociedad colombiana. Uno de los puntos de mejoramiento fue el estudio y reestructuración  de la Facultad con el análisis de las  diferentes condiciones institucionales.

Parte II

En diciembre de 1994 concluyó  la reestructuración de la Facultad gracias al   impulso que le dio el Departamento de Pedagogía con la aprobación del Consejo Académico. Los aspectos significativos de dicha  reestructuración fueron  los siguientes: Definición de  la filosofía, los propósitos,  los criterios básicos de trabajo, la metodología, la organización y el modo  operativo; orientación de la integración  de los programas académicos; creación de   otros programas; estructuración de   los componentes  de formación: Pedagógico, General, Específico y Cosmovisión; y  la  estructuración del Departamento de  Pedagogía.

 

Como consecuencia de este proceso de organización  se diseñaron en 1995 los  siguientes programas: Licenciatura en Básica con Énfasis en: Matemáticas, Ciencias Naturales, Ciencias Sociales, Educación Física, Humanidades y Lengua Castellana; Licenciatura en Informática; especializaciones en: Administración Educativa y Docencia, en convenio con  la Universidad de Montemorelos  (México).

 

En 1995 se  inicia la tarea de  los   procesos de acreditación previa, requisitos fundamentales para todas las universidades del país,  con base en el Decreto 272, y  en 2000 recibió  el informe de  la acreditación previa para los siguientes programas: Preescolar, con  Resolución 2085 del 17 de julio    de 2000, y aclarada según Resolución 3480 del 20 de diciembre  de 2000; Teología, con  Resolución 1082 del 5 de mayo   de 2000; y Música,según Resolución 1082 del  5 de mayo   de 2000.

 

Por este mismo tiempo  la Facultad de Educación, se afilió  a la Asociación Colombiana de Facultades de Educación  (ASCOFADE), con el propósito  de enriquecerse con las diversas experiencias educativas y de la  participación activa en el análisis y resolución de las distintas necesidades de este campo.

 

En  2001, el magíster Luis Edgardo Muñoz Córdoba finaliza su función de decano, y en su lugar, se nombra al doctor Juan Alberto Díaz Rueda, para el primer semestre de 2002. Sin embargo, cabe anotar que el doctor Díaz Rueda  cumplía dos funciones simultáneas: como  decano y como vicerrector académico. Al término del periodo semestral, el Consejo Superior  y el Consejo Administrativo nombraron  a la magíster Yolanda Zapata de Merchán como nueva decana de la Facultad de Educación.

 

En cuanto al desarrollo de la calidad académica y profesionalización de la Facultad de Educación, se mencionan  los logros de los  siguientes profesores  en el último quinquenio (2000 a 2005): Evelio García, doctor  en  Ministerio Pastoral; Alberto  Valderrama, doctor  en Educación  con Énfasis en Currículo; Yolanda de Merchán,  magíster en Educación, con Énfasis en Lenguaje; Luis Enrique Ribero, doctor  en Teología con Énfasis en Consejería Pastoral; Lina Ortiz, magíster en Educación con Énfasis en Psicología; y Johnny Ríos, magíster en Educación con Énfasis en Pedagogía.

Parte III

El devenir histórico de la Facultad se   ha registrado en los archivos del Plan de Desarrollo; allí se describen eventos, impactos de su historia y de su proyección  en comunidades académicas y no académicas.

 

Otras actividades y acciones importantes son: la Facultad de Educación se afilió  a la Asociación Colombiana de Facultades de Educación  (ASCOFADE) con el propósito  de interactuar con las diversas experiencias de esas facultades  desde una participación activa. Tal afiliación le ayudó a tomar parte en el análisis y resolución de  las distintas dificultades educativas  e investigativas en el campo de la formación pedagógica. Durante los años 2004, 2005 y 2006, se revisaron  la planeación y  el desarrollo de los proyectos de la Facultad, y en forma particular, los  de los programas a distancia, con el propósito de trabajar en  los requisitos legales  para obtener  registro calificado,  con base en el Decreto 2566 del 10 de septiembre  de 2003.Los programas  para ser examinados por la Comisión Nacional Intersectorial para el  Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (CONACES) fueron las  licenciaturas en Básica con Énfasis en Matemáticas y con  Énfasis en Humanidades: Lengua Castellana e Idioma Extranjero, Inglés.

 

En noviembre de 2006, éstos fueron   recomendados por  el  Consejo de Facultad para la  aprobación por el Consejo Académico y la Junta de Aseguramiento de la Calidad; finalmente,  el 17 de febrero de 2007 se radicaron los    programas en  la  CONACES para su    revisión y aprobación. El 23, 24 y 25 de mayo de este mismo año  se confirmó  la visita de los pares académicos.

 

Después de esta supervisión, la Sala de la  CONACES informó sobre el otorgamiento del registro calificado, cuya Resolución es la 3519 del 16 de junio de 2008, para la Licenciatura en Educación Básica con Énfasis en Humanidades: Lengua Castellana e Idioma Extranjero: Inglés. Este programa de modalidad a distancia inició su trabajo académico el 30  de noviembre. En el momento es  de fundamental  importancia informar sobre el trabajo de autoevaluación de los  programas vigentes en la Facultad, con el fin de obtener nuevo registro calificado en  2010.

 

De lo anterior se puede colegir que existe toda una trayectoria educativa en la historia de la  Facultad en  Medellín, la región, la Nación y otros países, con huellas de continuo progreso en los campos educativo y pedagógico.