HISTORIA

Desde 1937 hasta 1979 se impartió en la UNAC educación teológica. Pero en 1970, las actividades del Club de Estudiantes Ministeriales (CEM) y de la Sociedad de Estudiantes Predicadores (SEP), posibilitan un mejor entrenamiento de los alumnos. En 1976 se decidió eliminar el título de Licenciado en Religión, y sólo se dejó la opción de Licenciado en Teología, en cuyo plan de estudios debía incluirse de nuevo el griego como materia de estudio.

 

1980 representa un hito en el historial del Instituto Colombo Venezolano, ya que el Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior (ICFES), concedió Licencia de Funcionamiento al programa de Educación – Teología, mediante el Acuerdo 198 del 7 de octubre, por dos años. He aquí un resumen de los antecedentes que motivaron la combinación de Educación y Teología.

 

Cuando el ICFES practicó las primeras visitas a fin de cumplir con sus funciones legales y aplicar la nueva normatividad, recomendó a la IASD (Iglesia Adventista del Séptimo Día) que estableciese una Facultad de Educación que ofreciese estudios en Teología.

 

El egresado podría inscribirse en el grado 7º del escalafón docente, regulado por el Decreto 2277 de 1979, además, cumpliendo con las disposiciones pertinentes, seguiría ascendiendo en la escala. En su condición de graduado en Educación – Teología, podría fungir como profesor de Religión, Ética, Sociales, Sociología, Antropología, Economía, Politología y Democracia, y Filosofía.

 

La argumentación expresada por la Comisión ICFES fue factor que llevó al convencimiento de que se trataba de la mejor opción. A raíz de la aprobación del Decreto Extraordinario 080 de enero 22 de 1980, el Instituto Colombo Venezolano tuvo que ceder su derecho sobre este programa, a la naciente Corporación Universitaria Adventista (CORPUA), el 18 de noviembre de 1981.

 

Ello no fue óbice para el fortalecimiento del programa, pues en marzo del mismo año ya se había creado la Asociación Experimental (ASOCEX), la cual se constituyó en un verdadero laboratorio de práctica para los alumnos, además de ser un centro piloto para el mundo adventista gracias a Dios y al empuje de los doctores Itamar de Payva y Loron Ade. En este mismo año se acordó ofrecer el Curso de Extensión en Nirgua, Venezuela (Instituto Vocacional Adventista – INSTIVOC), al cual ingresaron 16 alumnos en 1983, quienes fueron dirigidos por el Prof. Luís Gómez, egresado de un programa de maestría de la Universidad Andrews.

 

Una bendición divina que suscitó comentarios y asombro fue la aprobación concedida por el ICFES al programa, el 27 de agosto de 1984 (Resolución 1579, con vigencia hasta diciembre 31 de 1986), ya que ninguna otra iglesia de nominación evangélica lo había logrado hasta la fecha. Además en diciembre 26 de 1986, mediante Resolución 002636, se renovó la aprobación hasta el 31 de diciembre de 1990. Y la Resolución 002248 de octubre 4 de 1990, renovó la aprobación hasta el 31 de diciembre de 1993. Al amparo de la Ley 30 de 1992, que consagra la autonomía universitaria, el Consejo Superior, mediante Resolución 002 de agosto 22 de 1996, aprueba la continuidad de dicho programa. Tal disposición tendrá vigencia hasta agosto 22 del 2001.

 

Casi 150 personas terminaron Teología sin la aprobación del Estado, entre 1969 y 1979, por ello se consideró, conveniente legalizar este título, previo el cumplimiento de ciertos requisitos. Entonces, en 1990 se dio este paso con quienes empezaron estudios en 1979, y en 1997, se legalizó el título a otros ministros y ex ministros. Sin embargo, más de 100 personas aún quedan pendientes. Se hizo todo lo posible por beneficiar a quienes requerían esta legalización. Otro avance importante es la creación del posgrado en Ministerio Pastoral que se inició en octubre de 1997, como respuesta a las necesidades descubiertas en las áreas de trabajo ministerial. Tal programa se crea mediante el acuerdo 209, de abril 26 de 1995, emanado de la Junta Ejecutiva, con vigencia hasta abril 26 del 2000. Dicho programa también está registrado en el ICFES.

 

En cuanto a las proyecciones de Teología, cabe mencionar que se han efectuado los estudios que permiten deducir el establecimiento de la Facultad de Teología, con miras a la calificación más elevada de los ministros y en respuesta al clamor de la feligresía y de la dirigencia de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.